Los beneficios de una cena ligera y con proteínas

La cena es a veces, una de las comidas más difíciles de equilibrar. ¿No os ha pasado a veces, después de un duro día de trabajo, y a pesar de llegar hambrientos a la hora de cenar, no os apetece cocinar? Ante ese panorama, muchas veces, un bocadillo, una pizza o un plato pre-cocinado (lasaña, canelones, etcétera) suelen la solución más rápida para saciar el apetito, pero no así la opción más saludable, ni recomendable.