Contigo soy mejor, o la “magia” de convivir con un perro o/y gato, o más…

Aquí estoy con Telma. Es una perra que suponemos debe tener unos 7 años, y hace algo más de un año que vive con mis padres. Es nuestra alegría. Ha sido una gran ayuda para mi padre, enfermo de Alzheimer. Desde que está en casa, mi padre sonríe, se levanta y hasta sale a pasear por la terraza con la perrita.