Introducción en la cocina macrobiótica saludable de otoño

Una vez más, y aprovechando la llegada del otoño y del cambio de estación, voy a intentar introduciros en la cocina macrobiótica. No es un tema muy complicado y veréis que tiene mucha lógica todo lo que en ella se propone, además de ser una excelente manera de mantener un estilo de vida saludable.

Granada, antioxidante, remineralizante y súper alimento

La granada es una fruta otoñal que empieza su temporada en septiembre, pero se puede encontrar en el mercado hasta finales del mes de enero. Cubiertas por una piel muy gruesa y protegidas por una pulpa carnosa que normalmente no se come, las semillas de color rojizo contenidas en la granada son un verdadero placer para el paladar.

Marcha deportiva, power walking o andar como ejercicio

La marcha deportiva, atlética, el power walking o simplemente el walking o andar están de moda. En parte gracias a la difusión gratuita que han hecho de ello algunos políticos y muchas celebrities como Elle McPherson, Katy Perry, Jessica Alba, Geri Halliwell o Kelly Brook han sido cazadas por los flashes durante sus entrenamientos (guapísimas como siempre).

Ricotta, mató o requesón rico en proteínas y bajo en calorías

El mató o requesón en castellano, tiene una textura suave, ligeramente gelatinosa, con un sabor fresco y húmedo. Suele prepararse con leche fresca de vaca o cabra. Para obtenerlo de una manera casera se necesitan tan sólo dos ingredientes: leche  y cuajo. El de vaca tiene un color más blanco y un sabor más suave, mientras que el de cabra tiene un característico sabor y aroma intenso que es una delicia para muchos (como yo por ejemplo).

Triptófano, ansiedad y estado de ánimo

El triptófano es uno de los aminoácidos esenciales que está presente mayoritariamente en las proteínas de origen animal, por lo tanto, algunas de las principales fuentes de este aminoácido son los huevos y la leche, seguidos de pescados, carnes. (Sí, esto se convierte en un pequeño hándicap para los veganos que no consumen huevos ni derivados lácteos). Los plátanos y aguacates también son una buena fuente pero en menor medida.